Casa Orquídea - arquitecturamendoza.com

Vaya al Contenido
CASA ORQUÍDEA
Brotes florales surgen en el barrio privado Haras del sol.
En el barrio privado Haras del Sol, primer Slow Place de Argentina, se termina próximamente la construcción de la primera vivienda ecológica.
Se trata de la Casa Orquídea diseñada por el Arq. Andrés Remy, donde las formas de pétalos de esa flor se convierten en ambientes que se abren con grandes ventanas siguiendo el recorrido del sol. Los parasoles y las ventilaciones naturales, inspiradas en esta especie floral, generan a la vez una arquitectura audaz, bien contemporánea.
Esta construcción significa para los desarrollistas de Haras del Sol reafirmar la propuesta de promover un urbanismo y una arquitectura respetuosos de la naturaleza y de la biodiversidad.
Haras del Sol, la primera urbanización privada en el país en sumarse al movimiento mundial Slow, hoy también es pionera en el desarrollo de la construcción de viviendas ecológicas. El concepto Slow promueve el mejoramiento de la calidad de vida y la biodiversidad, y es por ello que Haras del Sol impulsa la construcción de casas con arquitectura sustentable, que acompaña un trazado con lotes amplios de más de 1.500 m2 y una extensión de 67 hectáreas sin contaminación auditiva ni visual. Sumándose a las más de 50 casas construidas, se termina próximamente, la primera vivienda ecológica.
Esta iniciativa partió de la convergencia de un grupo de desarrollistas preocupado por la calidad de vida y el desarrollo sustentable.

Se percibió que el tema de la arquitectura ecológica tenía muchos puntos de contacto con estos principios Slow. A partir de allí, comenzó la promoción de la construcción de las nuevas casas bajo conceptos de bio-arquitectura y ecología.
El proyecto fue bautizado como Casa Orquídea, porque sus propietarios -una pareja joven con dos hijos- como pasatiempo cultivan estas flores exóticas. Esa idea y el entusiasmo y audacia de los propietarios convirtieron a esta casa en un gran desafío.
La particular forma de gajos de la casa, reconstruye virtualmente las partes de esta especie floral. Sus distintos ambientes representan las raíces, el tallo y la flor, y fueron dispuestos con ventanas de doble vidriado hermético, con grandes parasoles de mampostería siguiendo el recorrido del sol, lo que permite aislar de los rayos a las orientaciones más desfavorables, logrando un ahorro importante de energía.
Partiendo de las partes que conforma una Orquídea, las raíces, el tallo y la flor, nace la forma de esta particular vivienda, implantada generosamente en tres lotes de un barrio como Haras del Sol, donde se prioriza la calidad de vida y el respeto por la naturaleza.

Respetando la estructura de la flor, la casa se compone de tres partes: las raíces, donde se contemplan el garaje y el acceso, conformando el área más próxima a la calle; el tallo, que funciona de conector entre la raíz y la flor, pensado como un recorrido donde poder contemplar las obras de arte coleccionadas por la pareja; y finalmente la flor, dividida en los pétalos y el pistilo, donde cada pétalo contiene una función diferente.
El espacio central que contiene la circulación vertical y provee de luz cenital a todos los ambientes representa el pistilo, que conecta la planta baja y la planta alta, a modo de unión entre los pétalos.
La disposición de los ambientes se basa en dos premisas: la primera, agrupar las funciones públicas de la vivienda en la planta baja, y las funciones privadas en la planta superior; mientras que dotar a cada ambiente de la mejor orientación en cuanto a su función fue la segunda premisa.

Esta premisa tan importante como es la de resolver una vivienda bioclimática lleva a trabajar con la incidencia del sol, desde la ubicación de los ambientes hasta la resolución de cada volumen en particular, estudiando sus ángulos al exterior y el retraimiento necesario de las carpinterías, variando de acuerdo a su orientación. Lo cual, además de dar respuesta al ahorro energético, dota a este proyecto de una riqueza formal única.
La utilización de muros, carpinterías y techos con cámara de aire, al igual que la ubicación estratégica de ventanas rebatibles. Tanto en planta baja como en el núcleo de circulación,  para que el aire caliente circule en verano hacia ventilaciones superiores, son otras de las respuestas que da esta vivienda al tema de ahorro energético. Todo esto explica su complejidad formal, tan rica exterior como interiormente, que responde además a la intención de cada pétalo por enmarcar una visual a modo de cuadro y así apoderarse una vez más del entorno privilegiado de Haras del Sol.


Una flor de hormigón y vidrio, que creció a partir de un programa de necesidades, de una metáfora que habla de sus usuarios y del barrio privado donde vivirán, amigable con la naturaleza, y de un exhaustivo estudio y resolución de los detalles hacen de esta, una vivienda bioclimática, única y audaz.

sin comentarios
Regreso al contenido