Pisos Flotantes - arquitecturamendoza.com

Vaya al Contenido
TARIMA FLOTANTE

Para flotar sobre blancas nubes, sobre mansas aguas cristalinas o sobre la sensación que te plazca sentir. Estos pisos son reales, ajenos a cualquier poesía, pero determinan contundentemente las necesidades de confort. La naturaleza, en cálidos y variadas tonalidades e intensidades de marrón, tendida a nuestros pies.

La madera, es una opción más dentro de todas las posibles terminaciones de solados, y estos pisos o tarimas flotantes de madera, representa a los que no están pegados ni clavados a un soporte.
La tarima clásica o a modo de tarima, ha sido tradicionalmente madera maciza clavada. Es un sistema longevo y eficaz, aunque sensible al agua y tiene asociados altos costos de producción e instalación.
Las tarimas flotantes, suelen ser materiales más económicos que la madera maciza, de fácil instalación con sistemas multicapa, aunque también se encuentran sistemas flotantes en madera maciza.
En los suelos de madera más antiguos no existía diferencia entre el soporte estructural (base) y el pavimento (zona de pisado), siendo un mismo tablón el que cumplía ambas funciones.
Este sistema se ha popularizado a nivel mundial desde 1960, donde se fue produciendo una separación entre la base o soporte y la superficie vista, que permite el uso de maderas más nobles o resinas especiales, visualmente más atractivas en la parte visible del suelo, relegando la función estructural a maderas más económicas o de calidad inferior.
Las tarimas flotantes se pueden clasificar en función del material utilizado.

Tarima flotante de madera multicapa
Este tipo de pavimento es flotante debido a que no está directamente en contacto con el suelo, hay una lámina que se encuentra entre el suelo y la tarima que puede ser de polietileno, caucho, pvc o geotextil.

Puede ser instalado en cualquier superficie correctamente nivelada o en viviendas amuebladas que requieran una rápida instalación.

Se compone de una base inferior de estabilización o tablero, y dos o más capas de madera con tratamiento hidrófugo, de las que la o las intermedias suelen ser de madera resistente y económica, como pino, abeto o bambú, y la superior o de acabado, de madera noble para el acabado estético.

La capa de madera noble, incorpora la protección, que suele ser barniz al agua UV, admitiendo hasta 7 manos de aplicación.

Algunos modelos incorporan óxido de aluminio en su tratamiento, haciéndolos excepcionalmente resistentes a la abrasión, también ofrecen filtros de rayos ultravioletas, ofreciendo mejor comportamiento frente al sol.


(1) Distintas capas de barnizado
(2) Una capa de madera maciza
(3) Una capa de núcleo que puede ser de distintos materiales para aportar estabilidad al suelo
(4) Una base de chapa.
El tratamiento, mantenimiento y conservación de este material se hace a través de lijados y nuevos barnizados.
Este tipo de suelos consigue un acabado de la misma calidad visual que los parqués de madera maciza, superándolos incluso en algunos aspectos, como en estabilidad dimensional, ya que al disponerse las sucesivas capas con las vetas perpendiculares, las deformaciones de las piezas debido a la humedad o temperatura disminuyen.
Es importante elegir un material que tenga correctamente las láminas adheridas unas con otras, ya que es frecuente encontrarse este material con la capa superior o noble despegada. Verificar que el material tenga una capa superior o noble, de al menos 4 mm, aunque sería recomendable, 6 u 8 mm, ya que se podrá lijar y barnizar más de una vez. Es frecuente encontrarse con materiales de 1 o 2 mm, con lo que no es posible su restauración.
También una capa noble o superior más gruesa, ofrece mejor comportamiento frente a las rayas por presión, ya que es posible que golpes casuales, superen con facilidad los 3 o 4 mm.
Tarima flotante maciza
Compuesta de tablas de madera maciza que rondan los 2 cm de espesor, largas y estrechas, variando sus dimensiones de unos modelos a otros.

Pueden presentarse sin juntas laterales, con juntas a media madera a modo de machimbre. Normalmente disponen de alguna pieza de conexión metálica tipo clip, aunque no necesitan sistemas especiales de anclaje puesto que al ser más pesadas, funcionan bien por simple gravedad.

El tratamiento, mantenimiento y conservación de este material se hace a través del lijado y barnizado.

Tarima flotante laminada sintética 
Es una base de fibras de madera prensada de alta densidad (HDF). Sobre esta base se coloca un papel de melanina o decorativo con imitación a madera o cerámicas y sobre éste un preparado de resinas altamente resistente al desgaste, a las quemaduras y a las manchas.

La utilización de la tarima flotante laminada sintética va desde un domicilio particular con un menor tránsito hasta sitios de alto tránsito como restaurantes o edificios públicos.

La instalación de la tarima no implica obras y puede instalarse sobre cualquier suelo existente, siempre que el piso esté correctamente nivelado.

Es muy importante en los suelos laminados la calidad con la que esté fabricado el tablero puesto que si es de mala calidad, el material tenderá a deteriorarse y deformarse con el uso.

Tarima laminada sintética de alta presión.
La tarima laminada sintética de alta presión está fabricada a través de un compuesto homogéneo de resinas que, manipuladas y sometidas a alta presión permite obtener una lama de bloque compacto con una absoluta estabilidad dimensional, resistencia a la humedad, impactos, quemaduras y desgaste.

Este tipo de tarima es ideal para zonas de alto tránsito, como puede ser el sector comercial o industrial

Este tipo de suelos admite una gran exposición al agua y a condiciones extremas de humedad, no hay que preocuparse por limpiar con agua.

La instalación de la tarima laminada sintética de alta presión no implica obras y puede instalarse sobre cualquier suelo existente, siempre que el piso esté correctamente nivelado.


sin comentarios
Regreso al contenido